search instagram arrow-down

Hi!!


An artist and an animal lover. Life is beautiful!!

Translate

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 66 other followers

Social Me

Adversidad=Oportunidad

Cuando estamos pasando adversidades, en muchas ocasiones, es muy difícil ver el lado positivo de las cosas y éso es perfectamente normal para todo ser humano. Es muy difícil que tengamos una cara de felicidad y una sonrisa a flor de labios, cuando por ejemplo, nuestro jefe nos llama a su oficina y nos dice que por X razón, tenemos que ser despedidos de nuestro trabajo.

Es muy difícil estar pasando por varias situaciones difíciles al mismo tiempo, y mucho mas difícil, que se nos añadan más dificultades, y aún así, tratar de mantener una actitud positiva. Yo sé lo difícil que és, porque yo personalmente, desde pequeña, he pasado por muchas situaciones bastante difíciles y también ví a muchísimas otras personas pasándolas.

También sé que no todas las situaciones y circunstancias son iguales ó parecidas para todas las personas, y sin embargo si sé, que la adversidad, de la forma en que toque a nuestras puertas, es muy difícil de manejar para muchos de nosotros.

A través de los años, las adversidades en mi vida personal y en la vida de otros seres humanos me ha enseñado lecciones invaluables y cosas que aplico en mi vida diaria, y una de esas lecciones es que con “adversidad” viene la “oportunidad”

Podemos hundirnos en un pozo sin salida ó perdernos en un tunel largo, sin luz del otro lado, ó podemos tratar de encontrar una salida, ó crearla.

Desde pequeña tuve que aprender a seguir adelante, a pesar de las dificultades por las cuales pasábamos yo y mi familia. Aprendí a valorar lo poco que tenía y multiplicarlo. Aprendí a “conformarme” con poco y estar agradecida que tenía “algo” y a la misma vez reconocer que realmente tenía “mucho”

Aprendí a cuidar todo lo que se me daba y a valorar desde un pequeñito grano de arroz, hasta las caminatas de 2 horas diarias, bajo las torrentes lluvias de Agosto, dentro de una montaña tropical, llena de animales salvajes, para ir y regresar de la escuela a la casa.

Siendo una niña de entre 8 y 15 años, durante aquel tiempo, recuerdo que era muy difícil entender lo difícil de la situación y aunque ya no lo recuerdo, estoy segura que no estaría sonriendo, mientras estaba sedienta de hambre, cansada de un largo día escolar y después de caminar por 1 larga hora para regresar a casa, por carreteras de piedra y en muchas ocasiones lodo, para poder llegar a mi hogar y poder comer.

No creo tampoco que tenía una sonrisa en mis labios mientras trataba de completar mis tareas para el próximo día, y mientras sabía que mi único uniforme de escuela y mis zapatos, estaban completamente mojados y por más que mi mamá los pusiera cerca de el fogón de leña, no estarían completamente secos la siguiente manaña, y así yo tendría que ponérmelos, para poder asistir a la escuela.

Tampoco creo que estaba sonriendo mientras cenaba, me apresuraba a hacer la tarea antes que la luz del sol se fuera, para no tener que usar la vela que mi mamá usaba para alumbrar en la noche, sin saber si al día siguiente habría desayuno ó algo de dinero para comprar almuerzo en la escuela.

Lo que sí aprendí en esos momentos y las enseñanzas que se hicieron mucho más claras, varios años después, y de las cuales les quiero compartir hoy, es que todas esas experiencias y esas “adversidades” que viví, me hicieron muy fuerte en muchos aspectos de mi vida.

Todas esas dificultades que viví me prepararían no solamente para tener fuerza física, pero especialmente fuerza mental y espiritual para sobrellevar cualquier tipo de adversidad en el futuro y para aprender a seguir adelante con una fé, esperanza y optimismo inquebrantables.

Lo que les conté es solo una minúscula “adversidad” en mi vida, porque han habido muchas, y el día de hoy quiero hablarles de adversidad, no de todas las que ha habido en mi vida, pero si quiero decirles, cómo, sin saberlo y sin quererlo, todas las adversidades que yo pasé, se convirtieron en oportunidades a mi favor.

También quiero decirles, cómo, muchos de nosotros podemos utilizar éste tiempo de adversidad por el cual estamos pasando, para nuestro beneficio y más importante aún, para el beneficio de otras personas.

Aun de niña yo sabía y tenia la fé y la esperanza que un día mi vida y mis circunstancias cambiarían, y con ése solo conocimiento, mi vida cambió porque a pesar de las dificultades, una de las virtudes que yo creo Dios me dió, es la de ser muy optimista y siempre supe que mis circunstancias mejorarían un día. No sabía ni como ni cuando, pero tenía la esperanza de una vida mejor, algún día.

Ese conocimiento simplemente llegó, observando lo que pasaba a mi alrededor. Habían días, meses y semanas que parecían tan largos y tan obscuros. Donde la lluvia torrencial y las ráfagas de viento frío no paraban de día ni de noche.

Aun así, temprano en las mañanas, había que salir a la escuela a estudiar para tener un mejor porvenir que el de mis padres y hermanos, algunos de los cuales, tenían que ir al campo a trabajar diariamente, para poder ganar el sustento y ayudar a la familia. En el invierno, había que cuidar de los sembrados para poder tener buena cosecha en el verano.

Los inviernos eran muy duros en muchos aspectos, especialmente duro por la escaces de algunos alimentos y también por la escaces del dinero. Nuestra familia tenía que hacer rendir el dinero, el tiempo y los recursos. No podíamos ni teníamos el lujo de malgastar ó perder tiempo.

Si no cuidábamos de las siembras, no habría una buena cocecha en verano, y si no había una buena cocecha, se perderían muchos vegetales y mucho dinero, y el siguiente invierno, sería aún más duro.

Desde pequeña aprendí el valor del tiempo y el valor del trabajo duro, los sacrificios, y las renumeraciones que vienen luego.

En el verano los días eran calurosos, soleados, y el aire se sentía más ligero y más agradable. Los días parecían muy cortos porque casi todo el día la pasábamos en el campo, al lado de mi padre y hermanos, cosechando todos los frutos sembrados antes del invierno, y al mismo tiempo, teníamos tiempo para jugar y disfrutar del tiempo tan agradable.

Mi papá y hermanos ya no tenían que trabajar bajo la lluvia y el viento tan frío. Mis hermanos y yó, teníamos vacaciones de escuela y no teníamos que levantarnos tan temprano y bajo condiciones de tiempo tan severas, para atender la escuela.

Mi mamá nos podía llebar a la feria anual de la ciudad, y también nos podía comprar algunos regalos, especialmente ropa nueva. También podíamos visitar a nuestros familiares y amigos cercanos, en otros pueblos y ciudades, y pasar ratos agradables con ellos.

En las tardes, mientras cenábamos, todos podíamos admirar numerosos arcoiris y hermosos atardeceres. Las noches no eran tan frías y muchas veses prendíamos una fogata y nos reuníamos alrededor, para tomar turnos, y compartir anécdotas, historias familiares. cuentos y chistes.

Y ahora de vuelta a nuestro presente 2020. Lo cierto es: El arcoiris siempre sale después de la tormenta. Las dificultades siempre se resuelven. Las cosas pasan. Siempre hay cambio para bién. A veces los cambios que queremos toman tiempo, pero siempre se logran. A veces no nos damos cuenta que ciertas cosas pasan para ayudarnos.

Alguna ves se han puesto a pensar, todo lo que hacemos cada segundo, cada minuto, cada día, cada semana, cada mes, y cada año, lo hacemos basado en fé? Porque realmente nadie de nosotros sabemos con certeza, lo que mañana brinda, sólo podemos esperar y eso es llamado fe.

Entonces ya que está determinado que todo el mundo tiene fé, lo que a veces nos puede hacer falta es el optimismo con el cual vemos la vida y lo que pasa alrededor de nosotros y cómo enfrentamos las adversidades que se nos presentan.

Estamos pasando por una de las más grandes adversidades que alguno de nosotros individual y colectivamente, haya experimentado en nuestras vidas y digo algunos, porque como ya lo dije anteriormente, todos hemos experimentado diferentes situaciones difíciles, y muchos de ustedes, quizá, aún no han experimentado algo así, en sus propias vidas.

No importa cual ó cuales fueron las adversidades que experimentamos anteriormente y que sobrellevamos, lo importante ahora es estar unidos en una hermandad donde no tomamos decisiones individuales basadas en cómo nos vamos a beneficiar, aprovechándonos de otros ó acumular todo para poder “sobrevivir” y que otros no lo puedan hacer.

Hay muchas y variadas situaciones en éstos momentos. Hay personas que aún estamos trabajando. Hay personas que estamos trabajando desde casa. Hay personas que tienen que salir a trabajar y no tienen la opción de quedarse en casa, y hay personas que tan solo están trabajando medio tiempo.

No importa la situación en la que nos encontremos, con la incertidumbre que hay, todo puede cambiar de la noche a la mañana, y éstas líneas están dirigidas igual para todos y para los que quieran leerlas y meditar al respecto, esperando nos ayude a todos.

Todo el tiempo que tenemos disponible, para aquellos que lo tenemos disponible, puede ser utilizado para volvernos creativos día con día, sin preocuparnos que pasará mañana, porque preocuparse no resuelve nada y puede hacer más daño al organismo.

Con el tiempo que tenemos addicional, ó para no “aburirnos” en casa, podemos pensar en formas y maneras de contribuir más, al bienestar de nosotros mismos y al vienestar de todas las demas personas.

Tenemos que dedicarnos un tiempo sólos, en cualquier lugar de nuestro hogar, donde podamos meditar, relajarnos y quitar todo el stress que tenemos acumulado. Necesitamos unos minutos de silencio para encontrarnos a nosotros mismos.

Tenemos que mantener nuestro cuerpo, mente y espíritu fuertes, para sobrellevar esta situación. Nuestro cuerpo tiene que estar fuerte para que funcione a su alta capacidad y para que evitemos enfermarnos de males comunes. Nuestra mente tiene que estar alerta y clara para poder pensar, reflexionar, meditar y buscar soluciones coherentes. Nuestro espíritu tiene que estar tranquilo, en paz, en desasosiego y tenemos que estar en unísono con el cuerpo y la mente.

Déjame hablarte directamente. Una vez que la mente se despeje, que tu cuerpo se sienta más relajado y sientas una sensación de bienestar emocional donde finalmente aceptes tus circunstancias y lo que está pasando a tu alrededor, entonces ya estarás listo para ser “creativo” y para crear oportunidades en donde nunca pensate que las había.

Si tienes que escribir ésas ideas en un papel, por favor, toma el tiempo y hazlo. No pares hasta que ya no sabes en qué pensar, pero por favor, no te detengas allí y ejecuta tus ideas y hazle seguimiento. Más que nada, trata differentes cosas y cuando lo hagas, una idea abrirá la posibilidad para otra idea.

Para todo el mundo: No les puedo decir exactamente lo que deben hacer y cómo lo deben hacer, porque cada circunstancia es diferente, pero sí les puedo dar algunas ideas de lo que yo siempre he hecho en mi hogar desde hace muchos años atrás, y esto les puede dar algunas ideas a ustedes, para algunas cosas que pueden implementar en éstos momentos, y en muchas y varias áreas de su vida.

Para aquellos que tienen terreno, un balcón o un area vacía en su casa, pueden preparar un jardín, comprar matas que solo necesiten unas semanas más para dar fruto y también pueden comprar semillas que pueden sembrar ahora y en unas semanas más y en pocos meses le den frutos, para complementar su dieta diaria.

Pueden germinar frijoles y semillas, las cuales estarán listas en tan solo unos días, y las cuales crecerán y le rendirájn y les darán comida para muchas mas personas y por mucho mas tiempo que por ejemplo, frijoles ó lentejas cocidas. (Una taza de lentejas, una vez germinada, puede llegar a dar hasta 12 o trece tazas, y como el germinado tiene más nutrientes, te dejará más satisfecho al comerlo, por lo que tienes que comer menos)

Toma un día entero para deshacerte de ropa y cualquier cosa que ya no necesites tu y tu familia en casa. Arregla y cose la ropa que necesita ser arreglada. Si tienes espacio disponible para guardar ropa en buena condición que pueda ser donada, después de la pandemia, guárdala y si nó dispones del espacio, puedes hacer cojines ya sea para la sala ó para las camas, con la ropa que te sobró. (Solo tienes que cortala en pedazos y con éso rellenas los cojines)

También puedes usar la ropa que está en buena condición para hacer otras cosas como cortinas, delantales para cocinar, bolsas, en fin, un sin números de nuevas creaciones.

La ropa que ya está vieja se puede utilizar para trapos de limpieza alrededor de la casa y también si tienes un auto, se puede utilizar para limpiar grasa ó aceite del carro y cuando se necesite lavar el auto.

Cuando tomes tiempo para limpiar la casa a fondo ó cualquier lugar de tu hogar, al tocarte la cocina, aquí también puedes deshacerte de ollas y envaces que ya no necesites y usarlos para potes de plantas y flores. Puedes pintarlos con colores brillantes y adornar el interior/exterior de tu hogar con ellos.

Puedes tomar el tiempo para ordenar o simplemente admirar tus albunes de fotos. Si las fotos las tienes en cajas, entonces sería un buen momento para verlas, organizarlas y tratar de poner notas detrás de esas fotos, para que en el futuro, otros familiares y amigos, sepan los detalles de las fotos.

Puedes bailar al ritmo de tu música favorita, no sólo para relajarte, pero también para hacer actividad física.

Puedes reunir a la familia y compartir anécdotas, chistes, cuentos y también historias familiares. Si puedes, graba audio y video de cada uno de tus familiares, compartiendo algo de sus biografías.

Me imagino que mientras estabas leyendo ésto, se te vino a la mente otras formas de pasar/usar el tiempo, y otras cosas que puedes hacer, como re-decorar tu hogar, remodelar la casa, y completar esos “pendientes” que tienes que completar, pero que nunca tuviste el tiempo para hacer.

También puedes comunicarte con tus familiares con los cuales no lo has hecho por mucho tiempo, por medio de una llamada telefónica, un mensaje de voz, un mensaje de texto, usando las redes sociales, y hasta escribiendo una carta, porque no? con lo que quieres decir a esa persona y esperar hasta que puedas dar la carta personalmente.

Si te he dado muchas ideas, más las que te han surgido a tí mismo/a, entonces éste es el mejor momento para hacer una lista y así, no tendrás excusa de no tener nada que hacer, y tu tiempo estará más ocupado/a.

Algo muy importante en éstos momentos, es que tenemos que cuidar nuestro presupuesto mucho más ahora. No debemos malgastar el dinero, ahorrarlo y si se puede, salir de todas nuestras deudas y no adquirir más. Debemos vivir como si no tuviéramos nada o muy poquito dinero para gastar.

Tenemos que hacer muchos sacrificios sí, pero es imprescindible hacerlos ahora para poder tener un mañana mejor.

Con la situación actual, nada que tenga que veer con guardar recursos/abstenerse de gastos adicionales, debería parecer absurdo ó extremo, por ejemplo, para los que no tenemos lavadora y secadora en nuestras casa/apartamentos, lavar nuestras prendas íntimas, cada vez que tomamos una ducha, para evitar tener que ir a la lavandería, devería ser aplicado siempre. (Mientras ahorramos dinero, tambien evitamos el contagio)

Devemos también, lavar la ropa todos los días para evitar que se amontone y sea más difícil de hacer la lavandería. También jabon de mano rinde mas que jabon en polvo.

Si tienes mascota y vives en un apartamento y es difícil sacar a tu mascota al baño, puedes utilizar periódicos viejos en el piso de baño para que haga allí. En la mayoría de las tiendas y super mercados, puedes encontrar periódicos llenos de publicidad, los cuales no se usan regularmente.

Bueno, quería dejar una de las más importantes partes para el final. El empleo y esa grande necesidad de trabajar y de continuar brindando el sustento diario a tu familia, ó la necesidad de apoyar financieramente a tu pareja.

Es importante siempre, mantener tu carta de vida, referencias personales y laborales al día, en circunstancias como las que estamos pasando y sin ellas, porque nuestros conocimientos/desenvolvimientos, experiencias y estudios, pueden ser necesarios en ciertas áreas y en ciertas industrias y organizaciones.

Mientras están en casa ya sea empleados o desempleados, temporalmente ó permanentemente, pueden tomar cursos gratis en línea, de capacitacion, para aprender ó mejorar nuevas técnicas, programs, languages, ó nuevas carreras ó profesiones de corto plazo.

También pueden hacer investigación en línea y llegar a tener más conocimientos generales acerca de muchas profesiones y llegar a aprender más acerca de esas profesiones.

Si saben cocer, ya sea a mano pero especialmente si saben cocer a máquina y tienen una maquina de coser, entonces pueden hacer mascarillas básicas, y venderlas a precios módicos para que les cubra el costo de hacerlas y les dé algo de ingresos.

Es cierto que muchas industrias, líneas de empleo y numerosas empresas y compañías de trabajo, han sido seriamente afectadas al punto de tener que cerrar ó cortar personal, sin embargo esto precisamente ha generado muchas oportunidades de empleo en otras áreas de servicio y con diferente tipos de compañías y esto seguirá pasando.

También hay que estar dispuesto a trabajar haciendo algo diferente a lo habitual, y de estar dispuestos a comenzar denuevo, si es necesario.

Finalmente quiero decirles que todo ésto pasará y se controlará porque tiene que hacerse y porque nuestras vidas tienen que volver a lo normal y porque la economía mundial no puede colapsar.

Hay muchas personas combatiendo, ayudando y muchas perdiendo sus vidas, y todo ése esfuerzo tiene y está siendo apoyado por todos nosotros y por ése sacrificio tan grande precisamente, es que los que aún estamos aquí, tenemos que también seguir luchando.

Tenemos que ser positivos y tenemos que ser agradecidos y tenemos que recordar que siempre alguien más depende de nosotros, así que simplemente no podemos ver ésta adversidad, más que como una oportunidad, de ser y dar lo mejor de nosotros.

Tenemos que reconocer y ver las oportunidades que ha creado esta pandemia, porque éso es exactamente lo que es. Tenemos que ver las oportunidades de crecer, de cambiar, de ayudar, de crear, de improvisar, de intentar, de tratar, de sacrificar, de trabajar, y de manejar esta situación de la mejor manera posible, en vez de que ella nos destruya.

Hay mucho por hacer y mucho por disfrutar. El brillante sol sigue allí. Las flores y su aroma delicado y maravilloso también, las montañas y sus caminos no desaparecerán, y sólo seguirán esperando por nosotros.

Ya tendremos el tiempo para disfrutar de todo éso a su debido tiempo, lo importante ahora es que otros también, puedan tener esa oportunidad y no se vayan tan pronto de éste mundo. Todo éste sacrificio es por ellos y por nosotros. Es por el mundo entero.

Recuerden, todo bá a estar bién,

-Nedelka-